A MI MERCED

Por Marianela Puebla

Cada vez que te sumerges entre las sábanas,

cierras los ojos en afán de remontar los infinitos

del placer.

Bajo de tus sueños y te acecho en el confín del delirio.

Espero desnudes tu cuerpo con resplandor de luna

y el asalto llega sin aspavientos,

sin más preámbulos que el trepidar de mi lasciva lumbre.

Te derrumbo en la soledad del cuarto

y te consumo hasta no dejar rastros de tu cuerpo,

sólo las huellas de mi pasión felina.

Quedas a mi entera merced,

eres mi alimento, mi fuente de asesina inspiración.

Contigo remonto hacia mis ancestros

hacia lo primordial, lo inasequible.

Trasportada a mi origen, te seduzco

junto al árbol prohibido.

¿Qué más puedes pedir sino ser la presa

que se entrega sin resistir al sutil juego

del placer?

Vivo pendiente de tus deseos,

atisbando entre las sombras de la locura

que te dejes hechizar por mi gatuno instinto.

Esta noche nuevamente

estarás a mi entera merced…

Anuncios

~ por literaturaenbreve en febrero 24, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: