EL PAPÁ “CHENCHO”

Cuando se recibió de flamante policía en la Benemérita Guardia Civil, cuyo lema era “El honor es su divisa”, don Crescencio Rivas Imán, a sus frescos 20 años, fue enviado a Iquitos, una ciudad desconocida para él y a la vez muy interesante y se emocionaba infantilmente estar por primera vez allí. . Cuando llegó pensaba en sus padres ancianos que había dejado en Chulucanas y quienes, en su pobreza, le habían dado, con mucho esfuerzo, todo su apoyo para que termine sexto grado de primaria y sea distinto a ellos y se labre un porvenir, Recordaba su niñez llena de tristezas y miserias pero él ahora estaba con su impecable uniforme de Guardia Civil y se sentía muy orgulloso vestirlo en esa ciudad tan desconocida y misteriosa Siempre había sido un niño muy vivaracho e inteligente y hoy era un joven que había cambiado mucho y lucía muy guapo con su pelo crespo, sus ojos achinados y con su uniforme muy elegante, que muchas chicas suspiraban por él.

Lo primero que pensó, al recibir su primer sueldo, fue asignar parte de el para sus padres y firmó un descuento por planilla de su paga mensual para que sea enviado a Piura y luego a Chulucanas. Pasó el tiempo, cuando un buen día recibió una carta enviada por sus padres, escrita seguramente por uno de sus hermanos, pues ellos eran analfabetos. La abrió de inmediato y aguardaba que ellos estuvieran agradecidos por lo que les enviaba regularmente, pero, grande fue su sorpresa al abrir la carta y leerla en la que le recriminaban su ingratitud al haberse olvidado de ellos y no tener noticias suyas. De inmediato, se puso en contacto con sus superiores pues a él le descontaban puntualmente de su salario y no le habían hecho llegar a sus padres ésta ayuda. Que había pasado? Se preguntaba. Pronto le contestaron que el dinero se encontraba depositado en una cuenta del Banco de la Nación donde había un monto generoso. De inmediato le hicieron llegar el dinero a sus padres y qué decir de la alegría inmensa que tuvieron en ese momento y pensaron que las promesas que había hecho su hijo no fueron vanas y el olvido aparente era que no se había consignado con claridad donde se tenían que entregar lo descontado. Transcurrieron los años y llegó el añorado hijo a su tierra natal. Siguió éste de manera diaria apoyándoles. Le dijo a su mamita Emilia Imán Olivares (una viejita morenita chiquita, vivaracha, de ojos que lo dominaban todo y que le gustaban los versos: “Quién te de la mala noche/ que te de la madrugada/ quien te dio la cinta verde/ que te de la colorada”, que ya no vendiera chicha, que él le iba a dar todo lo que necesitaba, Y así fue, se ocupó de todos los gastos de la casa, diariamente, antes de ir a la comisaría donde trabajaba, se iba temprano al mercado y dejaba lo necesario para la alimentación de ese día. Ya sus padres no se preocupaban de lo básico y…poco a poco éste hijo ejemplar se fue convirtiendo sin querer, en el papá chencho, el que se ocupaba de lo más elemental, el que estaba pendiente de todo, el que irradiaba un gran respeto, y así se lo hacía saber siempre su padre, don Polidoro Rivas Castillo, poseedor de una sabiduría infinita, cuando lo encontraba muy temprano, con su bolsa de víveres, le decía con una cariñosa sonrisa que esbozaba cada vez que lo veía y con una mirada brillante que se perdía en el tiempo:

  • Papá chencho, antes yo era tu papá y te daba de comer, Ahora te has convertido tú en mi papá. Eres mi papa chencho.

Y…seguramente, mi abuelo, mientras agonizaba, antes de cerrar sus ojos para siempre, un siete de julio de mil novecientos setenta y siete, lo recuerdo muy bien, habrá pensado, en ese predilecto hijo que Dios le dio tan bueno y que se encontraba junto a él, al pie de su cama, leyéndole, con voz sollozante y entrecortada, pasajes de la biblia:

  • Mi papá chencho, gracias mi papá Chencho

Autor: Enrique Orlando Rivas Celis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: