El valor de la palabra

Por quienes, solidarios, gritan Justicia y Libertad;

y contra quienes callan y siguen asesinando con el silencio.

(Alrosoler-100808-TCM)

 

 La palabra…

¿Vale algo la palabra?…

¿Qué vale la palabra?…

Pienso mientras la proclamo verdadera;

y ella ni se pronuncia viva,

ni se define valedora,

ni se exhibe honesta.

¿Cuánto vale su palabra?…

Tu palabra, mi palabra,

nuestra palabra;

mientras escuchamos su hermoso

discurso y protegimos su lacerante agonía;

y maldijimos su sino herrumbroso,

su muerte anunciada, cada día.

¿Cuánto vale tu palabra?…

Su palabra, mi palabra,

nuestra palabra;

mientras combatimos sin rabia

ante la injusta voz enmudecida,

y la pronunciamos libre

contra nuestro mal estado de virtud.

¿Cuánto vale mi palabra?…

Tu palabra, su palabra,

nuestra palabra,

contra la común incapacidad

y frente al egocéntrico sentido común;

mientras izamos sin gana, ni salud tampoco,

un grito de libertad: ¡No, así no!

¿Cuánto valen las palabras?…

Nuestras palabras;

sus palabras, tus palabras, mis palabras…

¡Cuánto vale decir lo que hoy nadie ignora!

-pensé-, ¡cuánto!… Y no pude evitar

-en sudor gélido dentro de mi frente-

desparramar mis lágrimas.

¡Cuánto vale el grito de la palabra!…

Su palabra, tu palabra,

mi palabra, nuestras palabras;

de tantos por quienes sufrieron genocidio,

crimen atroz y colectivo, aún latente,

ante vuestra vileza y horror, torturadores,

fascistas, escuadrones de la muerte.

¡Cuánto vale la palabra silenciada!…

La palabra

de quienes nunca dicen cuanto saben:

encubridores genocidas del escarnio, asesinos

de esposas e hijos, de hermanos y padres,

embriagados de sangre de guerras, de odio;

de hijos nacidos de peores madres.

Hoy, ¿cuánto vale nuestra palabra?

La Palabra

que ayer tuvo el mismo valor que la vida

sacrificada para defender libertades,

igual que la utopía acribillada;

¡y muy distinto que vuestro silencio y cobardía,

fascistas malditos, prepotencia colectiva!

Alrosoler

 

 


2 comentarios to “El valor de la palabra”

  1. La palabra vale cuando es verdadera y se pronuncia en el momento justo, ni antes ni después. La libertad total, aunque estemos enrejados, es la de poder decir lo que pensamos aun a costa de la vida. Esta poesía intensa, apasionada y bella contrapone la palabra sinónimo de libertad al silencio cómplice de los cobardes. Un saludo cordial de Teresita Morán.

  2. La palabra vale siempre porque habrá quien convenza, quien dirija, quien ordene y quien ejecute porque la palabra lo exige. La palabra tiene valor de significación y produce efectos según quien la interprete. La palabra es todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: