Ese Pequeño Final

Ahora siento la noche lastimándome, no quiero amanecer, la luz del día terminara matando mi ultimo poema,

La noche sigue su ruta de sangre, cruza por mis entrañas, la noche,

La noche y yo hemos roto para siempre.

Como una daga musical atraviesa mi cuerpo desnudo,

Extraños dibujos empiezan a formarse en el misterioso telar de la imaginación,

Yo cerrare las ventanas, ya avanza la noche, el día no puede encontrarnos,

Ven, Alejandra vamos a dormir.

Ya no será necesario seguir luchando cada día por latir, ya no quedan búsquedas, ya nadie quiere encontrarse.

Aquella palabra que no encontrabas, ahora duerme a tu lado.

Tambaleando escribe en el pizarron: “Criatura en plegaria / rabia contra la niebla / escrito en el crepúsculo / contra la opacidad / no quiero ir nada más que hasta el fondo / oh vida / oh lenguaje / oh Isidoro”.

Criatura solitaria, misterio de la palabra, eterna mirada dentro de la poesía, no hay mas tiempo, Alejandra ya el barco esta partiendo,

No hay tiempo para un adiós, no hay tiempo,

Son las cuatro y media de la mañana de este 25 de septiembre de 1972,

Afuera el cielo vomita sangre, hay sombras todavía, demasiadas sombras,

Llora Buenos Aires, Alejandra, llora, tus ojos cerrados.

Ella no sintió miedo, no tembló nunca. Entonces, ninguna compasión, ni emoción, ni admiración por ella. Sólo un quedar en suspenso en el exceso del horror, una fascinación por un vestido blanco que se vuelve rojo, por la idea de un absoluto desgarramiento, por la evocación de un silencio constelado de gritos en donde todo es imagen de una belleza inaceptable.”

La condesa sangrienta.

Alejandra Pizarnik nació en Avellaneda, Buenos Aires, el 29 de abril de 1936. El 25 de septiembre de 1972, mientras soñaba nuevos poemas lejos de la clínica siquiátrica donde estaba internada, murió de una sobredosis intencional de seconal,

Desde entonces su pequeña sombra a cobijado a casi todo poeta local y visitante, mientras su corazón sigue enamorándose de la noche.

Jaro Godoy 


Una respuesta to “Ese Pequeño Final”

  1. Este hermoso, real poema, retrotrae a esa época nefasta a la que hemos decidirr decir que NUNCA MÁS.
    Gracias Jaro Godoy por actualizarlo, por esa MEMORIA VERDAD JUSTICIA.
    Es un homenaje digno de recorrdar.
    Sonia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: