ESPERANDO A KYA

 

Vendrá por cualquier camino, por eso espero desconcertado y volátil.

Aunque no sabe que vendrá, yo confío en que sí lo haga, porque comprende que la aguardo cada día, cada minuto, cada segundo.

No dijo que lo haría. Yo tampoco se lo pedí. Sin embargo, ambos nos deslizamos por este túnel de sensaciones inexplicables que me hacen a mí dibujar fantasías y a ella vislumbrar sueños vedados. Además tenemos la certeza de que el único lugar del mundo donde estamos en paz, es mirándonos a los ojos, sumergiéndonos en temblorosos roces desconocidos y fugaces.

Vendrá. Lo sé. Ambos lo sabemos.

 

Julio Campos Àvila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: