Famélicos Cuadernos

 

Los famélicos cuadernos

que se exigen y me exigen

su dual cuota de alimento

ya dejaron de exhibirse.

 

Y la tinta fluye

se derrama en raudales de tropos consternados;

alucinados, eufóricos a ratos y a ratos tristes:

bipolares.

 

-El Guaire en Las Mercedes apesta-

 

El asfalto granulado y pegajoso

evapora sus alientos petroleros

mientras

las vitrinas resplandecen

con su farsa de muñecas y de trapos.

Los alisios indignados

no disuelven la calina

que abochorna a los viandantes…

 

Y las tardes son tan grises

que semejan al aullido del concreto;

que parecen desespero aletargado

de un cemento silencioso y asechante.

 

Los cuadernos que se sientan a escribirse

continúan su implacable independencia

mientras cae la noche antagonista;

devastada, derruida y desterrante,

sobre las aceras capitalinas.

 

Los cuadernos se disponen a dormirse

y ya todo se termina…se termina.

 

Autor: Felipe Antonio Santorelli

Alias: tonisan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: