Gracias Chile

 

Palpita el corazón de la montaña.

Polvo, espanto, caos, desolación.

El estupor de treinta y tres mineros

inmersos en el fondo del infierno

trabajando por el sustento diario.

No escucharon el grito de la tierra,

ni el peligro oprimiendo sus figuras.

Después:

Ángeles asustados, oscuridad,

solo ellos, Dios, una lágrima,

y el deseo volver a sentir el sol

sobre sus rostros curtidos.

Fueron muchos los días de zozobra .

Diecisiete.

Enfrentando a la roca hostil

que los mantenía prisioneros.

Midiendo las palabras,

solo un rezo aflorando a los labios.

Las noticias corrían por el mundo

como lenguas de fuego arrasando conciencias.

¡No existe probabilidad de vida!,

Sostenían algunos incrédulos

Nuevamente,

La desgracia azotando a un país.

Pero la fe del pueblo y su gobierno

redoblaron la apuesta.

Vibró la roca con maquinaria extraña.

y pudo mas el amor, que los presagios,

La mole de granito se rindió ante el trabajo,

y una brecha de luz ilumino al cansancio.

Desde el fondo del abismo

esos rostros agotados sonreían

Viven:

Un grito unánime estallo en las gargantas.

Están allí, débiles pero enteros.

Con cautela se organizó el rescate,

cada país del mundo colaboró en esta empresa.,

y cada habitante del planeta se unió en oración

Setenta días,

Se trabajó sin descanso

Dentro, el calor , la humedad, la incertidumbre .

afuera , un pueblo levantado

sobre el árido piélago bautizado Esperanza

El túnel fue creciendo día a día

Al fin, la capsula bajó

a las profundidades de la nada.

Uno a uno subieron los mineros,

con su mochila al hombro,

sin culpas, con respeto,

asombrando al mundo con pocas palabras,

y el abrazo hacia sus superiores.

Chile mostró su rostro dolorido pero integro,

la unión hace la fuerza, la humildad hace el resto.

Esos hombres desafiaron al peligro,

gambetearon a la fatalidad y le ganaron

El escudo fue Dios quien en recompensa,

É les devolvió la esperanza.

 

Gracias hermanos chilenos

por enseñarnos lo que se puede lograr

cuando el pueblo y el gobierno están unidos

 

 

 

Lydia Raquel Pistagnesi


Una respuesta to “Gracias Chile”

  1. Felicitaciones por el poema. Capta la esencia de la solidaridad y cuanto puede hacer el ser humano con humildad, desde responsabilidades oficiales y desde el llano. Lo fraterno. Hermoso poema! Cecilia Glanzmann

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: