LA IDENTIDAD DEL ÁRBOL

Este árbol no lo plantó él. Por su contextura podía suponer que tenía muchos años de existencia. Que por allí habían pasado fértiles, pero punzantes estaciones y climas que habían dejado, de algún modo, sus marcas y prodigios. Él podía saberlo mirando también su sombra aferrada al muro, como si éste fuera el último dique que podía contenerlo. Adivinaba, con asombro, todas sus tentativas para perpetuarse de un tiempo a otro, en medio de innumerables vuelos que, como él, en su afán de protegerse, inició en los lugares más diversos, perdiendo en cada uno, una identidad que ahora los unía.

                                                                                                       Julio Campos Ávila


Una respuesta to “LA IDENTIDAD DEL ÁRBOL”

  1. Escribirle a la naturaleza es precioso y el árbol siempre será fuente inagotable de inspiraciones ,tengo varios este tuyo me ha dejado esa agradable sensación después de una buena lectura ,que nos hace pensar…
    excelente tarde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: