Las locuras del amor

 

                (Una carta mágica. Remitente: el Cazador. Destinatario: Ardilla; la chica que lo engañó.)

 

Llévate una cajita, mete allí un pedazo de sol y luego me la regalas, te dije, evitando inconcientemente la palabra envía para olvidar, quizás, tu viaje a la isla ya anunciado.¿Sólo eso? Me preguntaste. Métete tú también allí le respondí al silencio y a tu rostro asombrado. Serían las dos de la tarde, tú buscabas en aquel lugar de soledades y libros, no sé qué cosa, yo escribía una carta, esta carta, sobre el arte de aparecer y desaparecer en un segundo, sobre el arte de meter un pedazo de sol en una caja; este oficio en el que tú no crees, pero que yo aprendí de ti cuando como un rayo de sol te vi aparecer y desaparecer en un segundo. Diviértete y cuídate alcancé a decir dándote un beso en la mejilla, diciéndote adiós de ese modo amistoso.

 

¿Crees que no es posible lo imposible? ¿Crees que el sol no cabe en una caja ni siquiera en pedazos? Si lo crees, envíalo, si no lo crees, demuéstralo.

 

Demuestra que no es posible encerrar todo lo existente, la materia, en eso tan diminuto como el átomo, que la célula no explica la vida, que el chip es inútil para hacer funcionar las computadoras, que el socialismo, la anarquía, la esperanza no cabe en el cerebro de un hombre, digamos en el cerebro de Marx, Bakunin y otros.

 

Supongo que no vas a poder demostrar nada de lo ya citado, que tu única alternativa es enviarme el sol en una caja pero no te preocupes porque nada de eso es necesario. No es necesario el sol ni tampoco la caja, vente con ella o sin ella es lo importante porque ya con eso también viene el sol contigo.

 

                                                              Guillermo Aguilar


2 comentarios to “Las locuras del amor”

  1. amigo, que felicidad hay en sus palabras creame que estoy olvidada de la poesia y leyendola le recuerdo…le digo que olvidada cuando de cierto no existe en este sitio y lo que menos soportan son poetas y luego mujeres, me interesa mucho todo lo
    que hace, la pobreza hace que yo no pueda urgar en sus deliciosos y mas que delicioss correos por decir, le agradezco de antemano que no me olvide y me tomeen cuenta como no lo hacen en este pais. Con todo mi amor onírico

  2. Cuando el amor es tan grande, definitivamente no hacen falta soles ni estrellas, el ser amado llena todas la expectativas y alumbra la mas oscura noche…

    saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: