LOS SONIDOS

 

      Se gastó el eco de las quilas que narraba la brisa,

Sólo creyeron que heredaban la tierra y el viento,

Las amplitudes más altas y la razón más intensa.

 

      Descifraron los surcos, la memoria de los frutos,

El temblor de las corrientes removida por peces,

El rugido solemne del humo al aire con su figura.

 

      Todas las armonías, los murmullos, los susurros,

Entre insectos y hojas, errando un sol de certeza.

                                                              Julio Campos Avila

Una respuesta to “LOS SONIDOS”

  1. Julio, encantado de leer tu poema, muy reflexivo, mis felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: