Prosas de Boabdil

Ay! de aquel rey que lleve

como Muley Hacen llevó

mucho de guerra y conspiración

y nada de poesía

en lo recóndito del corazón.

Era de esperar tarde o temprano

que cayese en la tentación de la tiranía

 

No así Boabdil

crecido entre los mármoles de la Alhambra.

En su mente de niño

no se alojaba el fragor del combate jamás

 

Había cultivado desde antes

la rapsodia, el ensueño y nada más

 

Boabdil, en su desvelo

último sultán de Al Andaluz

prisionero de lo atávico

de las estrellas del cielo,

de los adivinos y las profesías,

de las rimas del verbo arábigo,

de las desventuras y las melancolías

 

Es de noche.

A Aixa su madre

ha despertado un cometa en la negrura;

la sibila en trance ausculta el arcano;

aherrojado ve al futuro sultán la zahorí.

Del turbante maltrecho

aún augusto y soberano

se ha desprendido el rubí

le ha tajado una cruz

empuñada por el rey cristiano

 

Es de día

A la sultana

atormentan los presagios;

ha reñido al sultán.

Conjura de ella y el hijo, los karmas;

recita sunnas del Corán

Incita al príncipe taciturno

al ejercicio de las armas

 

Abatido por la acedía

escucha sumiso

Boabdil a su madre

y asiente en la lejanía

 

Por el jardín de la Alhambra

llega Moraima, su esposa

sobre su pecho turgente

se ha posado una mariposa:

el príncipe la observa.

Ya antes

ha meditado la siguiente prosa:…….

 

 

Oh! Quien pudiera decirme, hacia donde ha ido mi íntimo albedrío, desde que sujetaron mis fuerzas, el sólo parpadeo que guarda tus pupilas Moraima amor mío?

 

Es posible que esa ausencia de las fuerzas mías sea en castigo, dada la perversidad y la total alevosía, con que espiaba tu desnudez sentada al borde de la fuente; agazapado yó entre los granados, al otro lado de las celosías.

 

Mi voluntad se ha dividido en dos, desde la primera vez que abrí la boca, desmesuradamente, feroz, insatisfecho, sobre las suaves ondulaciones y la blancura de tu pecho.

 

Y qué haré yo, hijo primero de Muley Hacen el invencible, sólo en asechanza de tus mieles, ya sin voluntad, sin fuerzas, exánime, pero concupiscente, de frente a la infidelidad de los infieles?

 

Mi ser se ha dividido en dos, y solo vuelve a encontrarse cuando estoy dentro de tí, y me cubres de tus humedades. Es aquí donde llego a olvidar de los infieles sus infidelidades,. Me entrego a recorrer tus paisajes a explorar tus montañas, cada día, cada noche. Amanezco insome ahí, sobre el campo que yo mismo he labrado, y sin embargo, siempre virgen e inmaculado…

 

Lobo Pardo


Una respuesta to “Prosas de Boabdil”

  1. Una pequeña precisión:

    sunna/ sunnas: Conjunto de preceptos que se atribuyen a Mahoma y a los primeros cuatro califas ortodoxos y no está escrita en el Corán.
    y, sin embargo,
    sura/suras : Cada una de las lecciones o capítulos en que se divide el Corán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: