SILENCIO

Silencio!

escucho la voz de tu alma,

llamándome como si fueras una ilusión,

una bella y sugestiva sirena.

Me endulzas los sentidos,

mi alma acaricias.

Angustiada, te sigo,

para encontrarnos en el infinito.

La envidia son ardientes carbones

que llegan desde el infierno.

El fiel guarda su secreto, lo mantiene.

En mí, el secreto está tras cerraduras,

cuya puerta sellada aún carece de llaves.

Intento ser paciente,

he encontrado sólo un corazón

abandonado a la pasión.

La luna llena arde en lo alto,

me voy distanciando de ti,

el mundo queda mudo.

Patricia Elena Vilas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: