SOL

 

Él sol al modo de un Dios tiñendo

de cobre los cortes de piedra,

en tanto un aire a la orilla de las

Costuras lleva la exhumada moneda

de la gravedad.

Las hojas que hacen una filosa

pausa a su entrada.

en algún instante su reflejo se da

a la quietud contemplativa de las hierbas

que mescen antes de ser dispersadas.

Un sol no nombrado madura el

azúcar de las balanzas.

Julio Cesar Arciniegas

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: