Todos los corazones

Aquí donde reina el Bóreas sobre páramos y bosques helados

cundía la amnesia; llegándose a obviar el día de san Valentín

No pocos vieron languidecer el Día de los Enamorados

Nuevas razones indetenibles en la rueda del tiempo sin fin

 

Detrás del drama del olvido se ocultan las razones

Talvez se intentaba restar drama, quitar hierro al misticismo

En consecuencia se vio venir el Día de Todos los Corazones

con el mismo ramillete de tulipanes, o la misma caja de bombones

Espontáneo y libre, sublevado al económico egoismo

Volver más real y alcanzable el instante del amor

Escapado de los muros extrarradio del castillo burgués

 

Desmayado en la entrega, enceguecido, obnuvilado de sublime candor

Irreconocible quizás detrás de un sobrenombre

como el previsto por aquél porteño ciego y sin complejos.

En el acto del coito, preconizaba, todos los hombres son el mismo hombre,

para después renegar con acertijos substantivados y pronombres

tanto de la cópula como de los espejos

Los veía culpables de multiplicar el número de hombres.

 

Lobo Pardo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: