Traición de patria

El dilema de Valerie Plame no es un dilema cualquiera. Ella se entregó en cuerpo y alma a la causa del Estado; hizo de él, su patria. A esta causa empeñó incluso la vida; por eso cuando más de una vez fue enviada a la boca del lobo, sin dudarlo, dejó a su familia y fue a la boca del lobo convertida en agente secreto. El agente secreto está en la obligación de considerar la posibilidad que alguna vez su patria se vea en la necesidad de sacrificarle; o en la posibilidad que la flaqueza de ánimo le lleve a traicionar; pero caer víctima de traición por parte de la patria misma pertenece a la dimensión de lo imposible.

Antiguamente, el gran sultán castigaba terrible la traición del soldado al jefe. Al traidor mandaba a empalar. Los doctores de la ley demostraron que el poder tiene la geometría del obelisco. A esto se debe que una sola traición en la base es capaz de derribar la cúspide del poder con la gracia de un castillo de naipes. Tampoco era infrecuente que los jefes traicionaran a sus subordinados, pero en tal caso era el sultán hasta cierto punto, benevolente, porque los doctores demostraron que este tipo de traición, causa al poder una falla cosmética, mas no el derrumbamiento.

Mil años después los soldados son otros, también el sultán es otro; pero las traiciones y la demostracion de los doctores de la ley siguen siendo las mismas.

El diplomático Joseph Wilson fue enviado a Níger por los hombres del presidente a comprobar que el enemigo adquiría uranio para fabricar el arma prohibida.

En Níger, Joseph Wilson encontró sin embargo que el enemigo nunca había estado ahí, y que materialmente era imposible adquirir ahí uranio. A su regreso así lo informó a los hombres del vicepresidente.

Enterado, el presidente no quiso creer en el informe porque ya estaba decidido, atacar al enemigo sobre la causa que éste adquiría uranio en el Níger, y se procuraba el arma proscrita.

La guerra se volvió un pantano, y ante el clamor de la plebe acostumbrada a las victorias fulminantes, los hombres del vice presidente encontraron la solución adecuada: alterar el texto del informe Wilson en sus asuntos fundamentales, aseverando que efectivamente el enemigo se hacía con la temida arma.

Hombre de fuste Wilson, tiempo atrás había enfrentado cara a cara, a ese mismo enemigo en la primera gran guerra que se libró contra él; pero la falsedad no tiene cabida en su forma de entender el trabajo diplomático, así que decidió aclarar públicamente que su informe había sido falsificado, y fué aquí donde a los hombres del presidente, se les puso el alma negra, se llenaron de inquina, y sucumbieron a las maquinaciones y a la intriga.

Quien quiera que sea revele la verdadera identidad de un rival del mismo bando, comete la más letal deslealtad hacia un agente secreto, porque eso es hacer de éste un caracol fuera de su concha; atarlo de pies y manos, abandonarlo a merced del enemigo; y lo que es peor, se le condena al desempleo.

Hoy día el asunto es cosa juzgada: en venganza, la cúpula concertó revelar, con la complicidad de un oscuro periodista conservador, que la esposa de Joseph Wilson, Valerie Plame, era un agente secreto al servicio del Estado; pero sólo el jefe de gabinete vicepresidencial fue puesto en manos de los jueces como chivo expiatorio.

Si el jefe de el gabinete vicepresidencial hubiese sido soldado en tiempos del gran sultan, la sentencia hubiese sido otra, pero esta vez este jefe, situado en la cúpula de las cúpulas, actuó en desfavor de subordinados, por eso el fiscal del caso no le acusó de alta traición, y no fue condenado a ser empalado, sino a una leve pena de cárcel que podrá superar mediante buena conducta, una fianza, y lo más seguro, con el inmediato inducto presidencial, antes que pise la entrada de la cárcel.

Han corrido dos mil años de agua bajo el puente, son otros los soldados, otro el gran sultán; las traiciones siguen su curso. La más terrible de todas: la traición de la patria misma.


Lobo Pardo

 


Una respuesta to “Traición de patria”

  1. excelente articulo, para informarse mas tal como lo hice yo recomiendo este web site http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/10/28/AR2005102801172.html
    bravo Lobo Pardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: