Vista hace fe

 

Mis pequeños ojos

de vientre enorme

engullen cuanta imagen les pasa por al lado.

Acuosos, rebanados

como que oyen la luz, sus filos nordestes

con cierta culpa.

Breves bolas de cristal carnoso,

extraños,

a la menor sospecha siguen la presa

tras la mirilla

el anteojo

las gafas del miope impenitente.

Su vida propia les delata en los festines

de unas tetas.

Me sobreviven en la demarcación

hincados

cocidos de vuelta y vuelta.

Injertos de cebo de ballena

candiles

aparatos milagrosos

escrotos antiguos que sobrevuelan

con sus alas de hojalata

la impavidez del mundo.

 

 

Por: Pedro A. López Cerviño

(Cinco poemas de posguerra)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: